Ocho cosas que solo le han pasado a los apostadores